Si tienes a un inquilino que, por un motivo u otro, te está causando más problemas que beneficios, en desahucio express te damos unas pautas para que puedas deshacerte de el por el método legal.

Actualmente existe el llamado “desahucio exprés” que nación con el fin de proteger al propietario ante los impagos de los inquilinos. Esta ley se creó debido a la existencia de personas que deciden no realizar los pagos causando destrozos en propiedades ajenas.

Se creó con la idea de acortar plazos y así paliar el temor del propietario para así aumentar la oferta de viviendas en alquiler en nuestro país. Además, esta ley pretende reforzar la garantía de cobro de los propietarios al conceder sólo diez días al inquilino moroso para pagar o abandonar el piso.

Pasos de un desahucio express

Los pasos para poder recurrir a este trámite son los siguientes:

Primero debes contactar con el inquilino, y es que la mejor solución ante el impago es hablar con el inquilino. De esta manera determinamos si es un impago puntual y, de ser así, buscar una alternativa que pueda satisfacer a las dos partes (dar un plazo de pago, buscar alternativas, dar un plazo para realizar el abandono, etc.).

En segundo lugar, de tratarse de un moroso profesional que no quiere ni pagar ni abandonar, habrá llegado el momento de ir un paso más allá. El camino que se debe seguir se puede resumir de la siguiente forma:

  1. Entregamos al moroso una notificación con la intención del casero de recurrir a la vía judicial con motivo del impago. La notificación se recomienda que la realice un abogado con su firma, así como su membrete.
  2. Se presenta la demanda de impago por parte del inquilino ante el juzgado de primera instancia.
  3. Esperamos a que el juzgado emita el requerimiento al inquilino para así pagar la deuda, realice el abandono de la vivienda o presente alguna alegación. Contará con un plazo de diez días.
  4. Si el inquilino no decide pagar, abandonar o presentar alegaciones, el secretario dictará el lanzamiento del inquilino (el desahucio). Si el inquilino presenta alegaciones por las cuales se oponga a la renta, el juzgado emitirá una fecha de la vista judicial alargando el proceso. En ambos casos se puede dilatar meses debido a la lentitud de procesos administrativos.

Todo esto es en el caso de que sea por un inquilino moroso, el procedimiento sobre como echar a unos vecinos okupas es un poco distinto, no obstante, no se suele alargar mucho más.

No obstante, gracias a la Ley de desahucios, se ha acortado de forma significativa en comparación con hace unos años. Antes se podría llegar a tardar un año o más perfectamente, ahora se puede conseguir, en el mejor de los casos, en un par de meses. No obstante, el plazo medio suele oscilar sobre los 5 meses.

Sigue también nuestros consejos sobre como afrontar un juicio de desahucio fácilmente

Call Now Button ¡Llamar ahora!