Cuando uno se plantea poner en alquiler una propiedad, puede darse el caso de plantearse la cuestión de cómo desahuciar a un inquilino.

Hoy día, es muy común que un propietario que tiene en posesión una propiedad ya sea una vivienda o un local comercial, se plantee la idea de ponerlo en alquiler. Los motivos pueden ser muy diversos, ya sea porque es su segunda propiedad, ha invertido un dinero que desea sacar rentabilidad, etc.
Por desgracia, en España es un poco común, que cuando uno pone en alquiler una propiedad, ya sea vivienda o un local, termines con un inquilino no deseado y es cuando uno se plantea la duda de cómo desahuciar a un inquilino.

Puede deberse a distintos factores que el inquilino no sea deseado, factores como por ejemplo, no cumpla el contrato, no paga las rentas de forma periódica y puntual, no paga los suministros, hace un uso inadecuado de la vivienda…

Sea cual sea el factor por el cual usted dispone de un inquilino no deseado, hoy te vamos a enseñar cómo desahuciar a un inquilino.

¿Cómo proceder en primer lugar?

En primer lugar, usted puede solicitar al inquilino el desalojo de forma amistosa.

Por ejemplo, en caso de incumplimiento del contrato, siempre que sea motivo suficiente para exigir su desahucio, el arrendador puede optar por acudir directamente a la vía judicial con una demanda, o, intentar un acuerdo previo con el inquilino.

En la gran mayoría de los casos, el propietario consigue que el inquilino desaloje la propiedad por la vía amistosa, es decir, sin necesidad de recurrir a la justicia.

Uno de los ejemplos más claros y que más he ahondado en el tema, es cuando se realizan impagos de las rentas y/o suministros.

¿Se debe notificar por escrito al inquilino?

Como ya he hablado anteriormente, se le envía una comunicación al inquilino para saber que, a causa del impago, el propietario está en desacuerdo y que la voluntad es resolver el contrato y proceder con el desalojo del inmueble.

La razón del escrito es comunicar al inquilino el deseo de, que en caso de que continúe en la propiedad, se abrirá un proceso judicial contra él, y que acumularía no sólo las deudas que nos debe previamente de las rentas, si no que, además, sumaría las molestias y los gastos que este tipo de procesos conlleva.

¿Qué hago en caso de que no desaloje mi propiedad?

En caso de tener que acudir a la vía judicial, ya se habló con anterioridad sobre el procedimiento del desahucio express, por ello, sólo diré que el proceso lleva entre 4 y 6 meses, además de que suele costar alrededor de unos mil euros. Las costas, al terminar el juicio por desahucio irían a cargo del inquilino por supuesto.

Respecto a las cuestiones de quién, cuando, porqué y donde, ya las he explicado con anterioridad, así que, de forma resumida, yo siempre recomiendo que debe de realizar todo el proceso judicial un abogado, pero no un abogado cualquiera, si no un experto en desahucios express.

  • El porqué es muy simple, permitir que un inquilino que no cumple con el contrato solo trae problemas a largo plazo, ya sea por los gastos, así como los posibles beneficios que usted podría ganar en caso de que lo expulsara y entrase otro inquilino que si cumple con el contrato.
  • Respecto al cuándo proceder, siempre podrá hacerlo incluso cuando hay un impago de la renta.
  • Y en donde contratar un abogado con la mejor experiencia, por ejemplo, nosotros somos expertos, hemos llevado multitud de casos, y por ello, tenemos la mejor experiencia en la materia.

Espero que esta entrada os haya ayudado un poco más en saber cómo desahuciar a un inquilino, queremos recordar, que nosotros somos un despacho de abogados con amplia experiencia en la materia.

 

 

Solicita más información ahora

9 + 10 =

Call Now Button ¡Llamar ahora!